Pronunciando el español orgullosamente

Juan Cartagena

Desde Arizona llegó la noticia que una presentadora de noticias bilingüe tuvo que explicar en inglés porque ella pronuncia palabras españolas con acento español después que la emisora recibió comentarios de varios televidentes.

Vanessa Ruiz, del Canal 12 en Phoenix, se defendió exitosamente al oír quejas que su pronunciación del pueblo Mesa, en Arizona, debería de ser con acento anglosajón, según algunos miopes analfabetos de la historia de este país. Y desde Miami vino la defensa del candidato Jeb Bush al hablar con estudiantes en español, ante el disparate cotidiano de su rival Donald Trump quejándose que Bush debe hablar solo inglés cuando está en los Estados Unidos.

¿Hasta cuándo tardaremos en reconocer que los Estados Unidos no tiene un idioma oficial? ¿Cuándo aprenderemos que el desarrollo de la nación, precisamente por su herencia hispana, surgió del sur, en el Caribe y Centroamérica, hacia el norte y no del este al oeste?

Vanessa Ruiz domina el inglés igual que el español. Nacida en Miami, se crió en Colombia y llegó a vivir en Europa también. Su comentario sobre la reacción que recibió al pronunciar con doble “r” nombres y apellidos hispanos fue claro. A nadie le faltaba el respeto, indicó. “Sí, me gusta pronunciar ciertas cosas en la manera que se intentaron pronunciar”.

¿A quién le molestaría eso? Bueno, en Arizona, a un sinnúmero de residentes que prefieren marginalizar a los latinos en su estado. También la generación de hombres blancos que en los 60s ya eran adultos, como Donald Trump. En 1970 menos de 5% del país nació en el extranjero y menos de 1% nació en Méjico. Hoy día 13% de todos en el país nacieron en el extranjero, 17% del país es latino y la gran mayoría de ellos son mejicanos. Esa generación quiere, pero no puede, tapar el cielo con su mano. Añoran la América homogénea e idílica de su juventud.

Es decir, niegan el trasfondo histórico del país y la influencia hispana que llegó siglos antes de la revolución americana y niegan el presente del país con todo si diversidad.

El movimiento moderno de “English Only” nació en los 1980s cuando un senador de ascendencia japonesa, S.I. Hayakawa, propuso una ley para establecer el inglés como el único idioma del país. Nunca lo logró pero encendió un movimiento en más de 20 estados que proclamó la primacía del inglés. Atacaron la papeleta electoral bilingüe, la educación bilingüe, el menú en español de McDonald´s en Miami, las páginas amarillas en español y mucho más. Todo para nutrir un peligro ficticio de que el inglés iba desaparecer.

A mi entender dos acontecimientos frenaron esta locura. El primero deriva de la tecnología: el Internet restableció la primacía del inglés en el mercado global. El segundo es más político: los Republicanos, especialmente la dinastía Bush, descubrieron la ventaja de hablar español en sus anuncios partidistas y atraer y voto latino.

Ahora nos toca a nosotros enseñar el trasfondo verdadero del uso de español en nuestro país.


Este artículo fue publicado en El Diario y puedes verlo aquí

Juan Cartagena Presidente de Latino Justice PRLDEF

LatinoJustice PRLDEF · Copyright © 2016 · All Rights Reserved

· New York Office: 99 Hudson Street 14th Floor · New York, NY 10013-2815 · P: 212.219.3360 · 800.328.2322 · F: 212.431.4276
· Southeast Regional Office: 523 West Colonial Drive · Orlando, FL 32804 · P: 321.250.2853 · 800.328.2322

Powered by ARCOS | Design by Plus Three